Martes, 17 de Octubre del 2017
"Año de la Diversificación Productiva y del Fortalecimiento de la Educación"

Nuestra Directora

Calendario de Actividades

« « octubre 2017 » »
LMMJVSD
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

  Fecha Actual     |      Actividades

Noticias Actividades

 Ver todas las Actividades

Galeria de Imagenes

  Ver Galeria

Galeria de Videos

  Ver Videos

NUESTRA PATRONA

NUESTRA PATRONA

SANTA ROSA DE VITERBO

 Nació en 1235 en un hogar de agricultores profundamente creyentes en la ciudad de Viterbo, Italia. Su precocidad para entregarse a la oración y a la penitencia, asombraron a sus padres, que en un primer momento dudaban de consentir a su pequeña hija se entregue a las prácticas que parecían desaproporcionadas para su edad. Al final cedieron a su infantil caridad para con los pobres, sus austeridades y sus largos tiempos de oración. Parecía que Rosa vivía en otro mundo, pues por una gracia especial, no sentía afección alguna por la comida, la bebida o las cosas propias de su edad.

A los doce años cae enferma por varios meses. Sus penitencias fueron excesivas, pero aún tenía que cumplir una misión importante y por intercesión de la Virgen sanará de su enfermedad para inmediatamente hacerse terciaria franciscana. Los terciarios eran laicos que se comprometían a vivir en sus casas y en la vida cotidiana, la espiritualidad de San Francisco de Asís.

La ciudad de Viterbo le debía obidiencia y fidelidad al Santo Padre, pero el emperador Federico II se había apoderado de ella ilícitamente y estaba debilitando la vivencia de la fe del lugar. Un día la pequeña Rosa, al salir de la misa comenzó a predicar en las calles la conversión, el amor a Jesús y a María, y la fidelidad al Santo Padre; convirtiéndose en una gran incomodidad para los partidarios del emperador.

Así, los partidarios de Federico II, enemigos de la Santa Sede le hicieron la vida imposible. La insultaban o se burlaban de ella por las calles y en sus prédicas. Y cuando vieron que no funcionaba este método, las desterraron con toda su familia al pueblo de Soriano del Cimino. Su fama de santidad se había difundido por toda la región y diariamente llegaban a escucharla campesinos y gentes de todas partes.

Con la muerte del emperador pudo regresar a Viterbo en 1250. Intenta ingresar al Convento de San Damián pero no es aceptada. Otras mujeres se unen a su género de vida de oración y penitencia. Súbitamente enferma y cuando faltaba poco para que cumpla 18 años, el Señor la llamó a su presencia en 1252. Su cuerpo ha permanecido incorrupto por más de 750 años en el Monasterio de Religiosas que alguna vez la rechazara. Aunque su muerte ocurrió el día 6 de marzo de 1252, su fiesta se celebra el 4 de setiembre, por ser el aniversario del traslado de su cuerpo.

 

130 Años Educando con Paz y Bien